LA GUERRA EN SIRIA, LA VERGÜENZA EN EUROPA

5 años de guerra, 5 años de odio y masacre en Siria a la que parecemos estar acostumbrados, la que ya no nos quita el sueño o no sabemos siquiera si nos lo ha quitado alguna vez, ya que los kilómetros restan impacto a la misma velocidad que suman una demagogia que se dispara cuando traspasa las fronteras de nuestro continente, ese que de continente no tiene más que contenido vacío en vista a las últimas políticas con los refugiados.

Refugiados: dícese de la palabra que levanta ampollas en ciertos círculos, miedo en otros y aversión en determinados estamentos, pero que en realidad tiene más que ver con seres humanos huyendo de un conflicto bélico, como haríamos cualquiera de nosotros, imagino.

Y es que mucho se ha hablado y escrito acerca de la Guerra en territorio sirio durante estos años, y parece que todavía no hemos sacado nada en claro; porque seguimos exportando armas y firmando contratos y tratados de millones de euros que acaban por financiar a los ejércitos y guerrillas que están destrozando la zona de la que huyen familias cada día que sobreviven a la masacre allí acontecida; porque seguimos dando la espalda a niños descalzos y madres embarazadas hundidas en barro y miseria mientras justificamos, desde el asiento de un parlamento acolchado y con calefacción central, que la inmigración no beneficia a los países evolucionados en Europa y menos en estos momentos, amén del riesgo terrorista que corremos. Lamentable.

Mientras las personas valgamos lo que valga el suelo donde hayamos nacido, o más bien las oportunidades que tengamos de disfrutar de dicho suelo y no de otros, esto será el pan nuestro de cada día, la injusticia disfrazada de resignación.

Por último, los medios de comunicación también tienen gran parte de culpa, y no sólo hablo del sensacionalismo reinante en cada fatídico capítulo del terrorismo europeo y cada atisbo informativo más allá de Turquía, sino en el rigor periodístico hoy reinante por su ausencia en unas páginas con tinta pero sin sentido, una televisión llena de imágenes y carente de alma y una radio que tarde o temprano terminará desapareciendo…

La cuesta de Moyano: destino turístico

A un paso de la estación de Atocha, del Retiro y del Jardín Botánico. A unos metros de Caixa Forum, el Centro de Arte Reina Sofía, el Museo del Prado y el Thyssen Bornemisza. La Cuesta de Moyano tiene magia, tiene encanto y una situación excepcional.

Cuesta_de_MoyanoSin embargo, el declive de los últimos años de este espacio cultural ha sido constante. Con una historia casi centenaria como lugar de venta de todo tipo de libros, pero especialmente de segunda mano o antiguos, la Cuesta de Moyano es uno de esos lugares imprescindibles pero casi olvidados por muchos, especialmente desde que se peatonalizara la zona y se ocupara una parte de la calzada con un carril bici.

Con su treintena de casetas es un sitio perfecto para pasar horas curioseando, como se hacía antiguamente, antes de que los libros electrónicos lo ocuparan casi todo. Algo que hoy en día solo realizan los más nostálgicos.

Por eso el ayuntamiento se ha propuesto revitalizar este rincón tan emblemático de la capital y facilitar que se incorpore a los recorridos turísticos que se hacen por Madrid. ¿Cómo? En principio, lo más urgente sería conseguir reabrir las casetas que permanecen vacías. Después se plantea la posibilidad de instalar un quiosco con terraza en el que se pueda descansar y tomar algo tranquilamente, a ser posible con un libro entre las manos.

Pero aún hay más. Una de las grandes quejas de los libreros de la cuesta de Moyano era la falta de señalización, problema que también se pretende atajar. El objetivo es que la zona recupere el ambiente de hace décdas y vuelva a ser punto de encuentro y de intercambio cultural.

Trabajos imprescindibles para que la cuesta de Moyano pueda ser incluida en un proyecto de futuro pero interesante: la proposición de que el Sitio del Retiro y El Prado entren a formar parte de la lista de los lugares declarados como Patrimonio de la Humanidad. Méritos para ello sobran.

Deporte más barato, no hay excusas

Después de años de subidas constantes, las actividades deportivas municipales en la capital han bajado este año. En algunos casos hasta el 60%. Hacer deporte está casi al alcance de cualquiera.

Yendo por partes, lo que más se abarata es el alquiler de pistas deportivas. Aquí la rebaja llega a ese 60% en el caso de pistas de tenis y pádel.

piscinaSensiblemente inferior, pero aun así importante, es la rebaja en la entrada a las piscinas municipales, un 26%. De esta manera, en el caso de nado libre, el bono mensual cuesta 29,5 euros, frente a los 35 del pasado año. Si hablamos de bonos de 10 sesiones, la rebaja es de 45 euros a 40.

Y, además, hay un cambio de las tarifas en lo que a días se refiere. Hasta este año, la entrada a las piscinas un día de diario costaba 5 euros y en festivos 6. Ahora se paga 4 sea el día que sea. Una buena noticia, sin duda para aquellos que realizan deporte habitualmente, pero también para todos aquellos que solo utilizan las piscinas abiertas en los meses de verano.

Beneficios para todos y en especial para colectivos especialmente desfavorecidos. Personas en situación de integración, minusválidos, personas que deban realizar alguna práctica deportiva por prescripción médica tienen descuentos, así como los desempleados. Y, por otra parte la entrada reducida para jóvenes se ha ampliado hasta los 25 años.

Y quien ni aun así se anime a hacer deporte, tal vez se convenza conociendo los espacios en los que se puede realizar diferentes prácticas deportivas de manera gratuita. Y hay muchos más de los que se piensa. Solo en Madrid Río hay kilómetros de sendas ciclistas, pistas deportivas de todo tipo y zona de escalada.

Pero hay mucho más. En el Retiro se puede disfrutar de un magnífico circuito de running y, si se prefiere la escalada, hay lugares como el rocódromo de Carabanchel donde se puede disfrutar de esta afición sin gastarse un euro. Y hay muchos más, solo hay que descubrirlos.