FICCIÓN ESPAÑOLA: EL MINISTERIO DEL TIEMPO

¿Quién dijo que en nuestro país no se hacían serie de calidad? Y ya no te hablo de comedia, bajo el punto de mira de los más críticos, sino Ciencia Ficción.

El Ministerio del Tiempo ha revolucionado las series de televisión en España, y más en La 1, acostumbrados a programas algo lentos y novelas algo antiguas donde ni la sobremesa se resistía a echar una cabezadita.

ministerio-del-tiempoEl 15 de febrero de este mismo año se ha estrenado la segunda temporada y parece que funciona de maravilla gracias a un reparto más que talentoso donde Rodolfo Sancho, Aura Garrido, Nacho Fresneda y Cayetana Guillén Cuervo son las caras más conocidas.

La trama tampoco tiene desperdicio, ya que la historia recrea una España donde existen un ministerio secreto en el que, a través de ciertas puertas bien custodiadas, se puede viajar en el tiempo a distintas etapas de nuestro pasado, por lo que todo el argumento gira en torno a las personas que quieren entrar o salir de esas puertas para modificar el futuro a su antojo. Además, al ser una institución secreta, muy pocos conocen la existencia de dicho ministerio como pueden ser ciertos monarcas, presidentes y personas influyentes.

Gran fotografía y gran cuidado de los pequeños efectos especiales con un guion que no aburre sino que engancha a cada paso que da, por lo que opinión más que positiva a una serie con futuro si no se complican la vida sus guionistas.

Incluso las críticas en los principales periódicos de nuestro país como El Mundo, El ABC o El Periódico avalan tanto su calidad técnica como argumental, lo que ha quedado claramente de manifiesto con los galardones recibidos el año pasado, tanto el Ondas como mejor serie española, como los Fotogramas de Plata a la serie y a Aura Garrido, los Premios Unión de Actores a Nacho Fresneda y Ángel Ruíz y los Premios Madrid Imagen a la mejor serie drama y el mejor guion.

El Madrid más añejo a través de sus palacios

Hubo una época en la que Madrid tenía palacios, muchos además. La Castellana, por ejemplo, era una sucesión de mansiones señoriales y palacetes de la que hoy en día solo quedan una docena que apenas sirven de recuerdo. El crecimiento desmedido de la ciudad y la especulación acabaron con ellos en apenas unos años.

palacio longoria MadridPero no todo se perdió, afortunadamente. En la capital aún hoy se pueden contemplar hermosos edificios que nos trasladan a una época de lujo y elegancia. Palacios que habitualmente permanecen cerrados al público porque muchos de ellos son hoy sedes de instituciones oficiales.

Sin embargo, para conocer un poco mejor el rico patrimonio arquitectónico de la capital, todos los años la Dirección General de Patrimonio pone en marcha un programa denominado ¡Bienvenidos a palacio! Un programa por el que algunas insignes construcciones abren sus puertas para el disfrute de los madrileños.

Si alguien ha pasado por la embajada italiana y tiene curiosidad por conocer el interior de este magnífico edificio, que conserva unos hermosos salones y jardines, si quiere conocer cómo es el palacio de Buenavista (hoy cuartel General del Ejército) por dentro, o se pregunta si las salas del palacio de Longoria (Sociedad General de Autores) son tan espléndidas como su fachada, solo tiene que estar muy pendiente de la convocatoria de la Dirección General de Patrimonio.

Y decimos que hay que estar pendiente porque las entradas se agotan en muy poco tiempo. Para quienes no puedan conseguirlas en esta edición, solo un consejo: paciencia porque es una estas visitas programadas se han convertido en una cita anual que, aunque joven (se inició en 2014), parece que tendrá una larga vida por el gran interés que ha generado.

Madrid tiene un enorme patrimonio cultural y arquitectónico que a veces pasa desapercibido, pero merece la pena conocerlo y citas como ¡Bienvenidos a palacio! Son una magnífica oportunidad.