Sobre la Inspección Técnica de Edificios (ITE)

La Inspección Técnica de Edificios (ITE) es el examen obligatorio al que ha de enfrentarse cualquier edificación. Naves, viviendas, oficinas, comercios, accesorias y demás espacios se insertan en este marco. Las casas y locales en régimen de comunidad de propietarios, deberán regirse por el procedimiento de cada municipio de la región, haciendo referencia a la propia comunidad.

La ITE persigue la comprobación de que los edificios disfrutan del mantenimiento y la conservación óptimos, de manera que puedan prevenirse problemas y daños causados por el deterioro de las construcciones y por la dejadez de los propietarios. De este modo, el valor de la vivienda se mantiene y su vida útil, en lo que a la habitabilidad respecta, puede alargarse.

Cada Ayuntamiento fija los plazos y los protocolos para el ITE por medio de una Ordenanza Municipal específica. No obstante, los edificios superarán la primera inspección durante el año posterior a los veinte años desde su construcción; luego las inspecciones podrán realizarse cada diez años.  La inspección tienen que llevarla a cabo profesionales legalmente cualificados, quienes deberán redactar un informe de conservación y mantenimiento que tendrá que estar sellado por el Colegio Profesional pertinente.

La comunidad de propietarios será informada por correo certificado del plazo para cumplir con la inspección; los propietarios tienen derecho a saber si dicha carta se ha recibido. En el caso de que la comunidad supere la inspección fuera del plazo fijado, el Ayuntamiento podrá castigar a los propietarios con una sanción económica, al tiempo que procederá a llevará a completar la inspección con sus propios técnicos y cargará los costes a la propia comunidad.

El informe, en su contenido mínimo, aborda la situación de conservación de los elementos siguientes:

  • Grietas, humedades o cualquier otra patología del edificio que pueda revestir de gravedad para los técnicos, y para salvar estos problemas tienen a https://www.aislamientotermicomadrid.com.
  • Fachadas, marquesinas, terrazas, cornisas y demás elementos que puedan desprenderse y representar un peligro para los peatones.
  • Cimentación y estructura.
  • Cubiertas y azoteas, aunque no sean transitables.
  • Saneamiento del edificio (tuberías, bajantes, pozos, etc.) e instalaciones de fontanería.

Cada comunidad de propietarios está obligada a aportar al técnico pertinente los medios que le hagan falta para confeccionar el estudio del edificio, al tiempo que deberá permitirle el acceso a todas las instalaciones. Será el propio técnico quien hará llegar el informe al presidente o al administrador de la comunidad para que pueda presentarlo en el Registro del Ayuntamiento.

Esta informacion ha sido ofrecida por www.reparaciondetejadosmadrid.es