Madrid: plan contra el consumo de bebidas azucaradas y alcohólicas

Un problema de salud pública es la obesidad de un grupo de jóvenes menores de edad que están en una situación de sobrepeso y su consumo de comidas y bebida que son consumida fuera de casa. En Madrid es urgente tomar medidas que regulen las ventas en los centros de diversión y distracción de comidas y bebidas en grandes cantidades que no aportan valor proteico, los platillos que vende son muy altos en carbohidratos y grasas poco vigoroso al organismo. En Madrid las famosas barras libres que ofrecen en los centros nocturno están encendiendo las alarmas de las autoridades de salud y se están enfocando en tomar medidas para aminorar la situación.

El técnico Luis Campos de la empresa Cerrajeros expresa, ya se hizo una costumbre en las festividades y más aún en los eventos de fin de año diseñan promociones atractivas dirigidas a los jóvenes en los centros nocturnos (discotecas y bares), donde su menú son unas bebidas y alimentos con un tamaño desproporcionado. Esto se ha convertido en una tendencia de moda y su disposición de los jóvenes exigir bebidas azucaradas, comidas y bebidas alcohólica con la etiqueta extra grande.

Es necesario que se diseñe un reglamento que apoye la vigilancia, la orientación, y la prevención de aumento de peso en muchos jóvenes en la ciudad de Madrid. La secretaria María Cuba de la empresa Electricista comenta, que en este mes escuchó por la televisión que las autoridades de Madrid responsable de salud pública están tratando de reunirse con los comerciantes de estos centros nocturno, con la finalidad de regular el consumo de manera exagerada incentivada por una promoción que induce al sobrepeso. Lo propuesto es elaborar un plan en el cual exista una serie de lineamentos, donde se establezcan medidas para que las raciones de bebidas y comidas en las barras libres sean menor tamaño y aporte un mayor valor proteico.

Los gobernantes de Madrid no han precisado un plan efectivo, será preciso que las medidas sean redactadas de forma clara para la prohibición del consumo irresponsable en esos establecimientos a menores de edad. Se debe concienciar sobre una dieta equilibrada con verduras, futas y proteínas, buscar que ese grupo de jóvenes reduzcan el consumo bebidas alcohólicas. De igual manera crear políticas para ofrecer espacios de recreación y deportivos; actividades que vendrá a contribuir para una buena condición física y un bienestar más idóneos para los jóvenes.

La secretaria María Cuba de la empresa Electricista refiere, que los madrileños esperan que estas acciones sean coordinadas con centro de nutrición, centro de educación, bares, discotecas y una representación de las comunidades para combatir la obesidad y el sobrepeso. La preocupación es de todos, debemos entonces ser garante de aportar ayuda en esta situación indiscriminada ya que los jóvenes hoy en día no lo asumen como perjudicial a su salud, pero con el paso de los años se darán cuenta que toda esta lucha es por una salud sana.