Sobre la Inspección Técnica de Edificios (ITE)

La Inspección Técnica de Edificios (ITE) es el examen obligatorio al que ha de enfrentarse cualquier edificación. Naves, viviendas, oficinas, comercios, accesorias y demás espacios se insertan en este marco. Las casas y locales en régimen de comunidad de propietarios, deberán regirse por el procedimiento de cada municipio de la región, haciendo referencia a la propia comunidad.

La ITE persigue la comprobación de que los edificios disfrutan del mantenimiento y la conservación óptimos, de manera que puedan prevenirse problemas y daños causados por el deterioro de las construcciones y por la dejadez de los propietarios. De este modo, el valor de la vivienda se mantiene y su vida útil, en lo que a la habitabilidad respecta, puede alargarse.

Cada Ayuntamiento fija los plazos y los protocolos para el ITE por medio de una Ordenanza Municipal específica. No obstante, los edificios superarán la primera inspección durante el año posterior a los veinte años desde su construcción; luego las inspecciones podrán realizarse cada diez años.  La inspección tienen que llevarla a cabo profesionales legalmente cualificados, quienes deberán redactar un informe de conservación y mantenimiento que tendrá que estar sellado por el Colegio Profesional pertinente.

La comunidad de propietarios será informada por correo certificado del plazo para cumplir con la inspección; los propietarios tienen derecho a saber si dicha carta se ha recibido. En el caso de que la comunidad supere la inspección fuera del plazo fijado, el Ayuntamiento podrá castigar a los propietarios con una sanción económica, al tiempo que procederá a llevará a completar la inspección con sus propios técnicos y cargará los costes a la propia comunidad.

El informe, en su contenido mínimo, aborda la situación de conservación de los elementos siguientes:

  • Grietas, humedades o cualquier otra patología del edificio que pueda revestir de gravedad para los técnicos, y para salvar estos problemas tienen a https://www.aislamientotermicomadrid.com.
  • Fachadas, marquesinas, terrazas, cornisas y demás elementos que puedan desprenderse y representar un peligro para los peatones.
  • Cimentación y estructura.
  • Cubiertas y azoteas, aunque no sean transitables.
  • Saneamiento del edificio (tuberías, bajantes, pozos, etc.) e instalaciones de fontanería.

Cada comunidad de propietarios está obligada a aportar al técnico pertinente los medios que le hagan falta para confeccionar el estudio del edificio, al tiempo que deberá permitirle el acceso a todas las instalaciones. Será el propio técnico quien hará llegar el informe al presidente o al administrador de la comunidad para que pueda presentarlo en el Registro del Ayuntamiento.

Esta informacion ha sido ofrecida por www.reparaciondetejadosmadrid.es

Los ayuntamientos madrileños y sus deudas

Las grandes obras acometidas en la capital durante los últimos años podrían llevar a pensar que es el municipio de la comunidad más endeudado. En cifras globales lo es, pero si se reparte la deuda entre sus habitantes y se compara con la de otros consistorios, es fácil comprobar que está lejos de encabezar el ranking de los más endeudados.

Y en lo que a deuda se refiere parece que no hay colores, entre los que más deben se encuentran tanto ayuntamientos gobernados por el Partido Popular como por el Partido Socialista. Sí coincide que la mayor parte de los municipios más endeudados se encuentran en la zona sur de la comunidad.

En los puestos más altos, aquellos que deben más de 3.000 euros por habitante destaca una pequeña localidad, Puebla de la Jara, en la zona norte. Pero, centrándonos en el sur, sobresale Navalcarnero, un pueblo en el que durante años se ejecutaron una infinidad de obras que vaciaron las arcas municipales y elevaron ay untamiento en navalcarnerola deuda hasta superar los 3.200 euros por habitante. Inferior, sin embargo a la deuda de Moraleja de Enmedio. ¿Qué tienen en común estas dos localidades? Gobiernos del Partido Popular.

Sin embargo, a unos pocos kilómetros se encuentra otro ejemplo de deuda desorbitada que amenaza con ahogar al municipio. Se trata del ayuntamiento de Parla, gobernado durante décadas por el Partido Socialista. No muy lejos, Torrejón de Velasco y Casarrabuelos, superando, como Parla, los 2.000 euros de deuda por habitante. De distinto color, pero tres ayuntamientos unidos por la denominada “Operación Púnica”.

Alejados de esta conflictiva zona en lo que a deudas se refiere, pero también superando esa cifra de 2.000 euros de deuda por habitante, se encuentran Cenicientos en el suroeste y Arganda, en el este de la comunidad.

Sin embargo, también existe el caso contrario, municipios como Colmenar Viejo, Paracuellos o Tres Cantos, en los que la deuda es, sencillamente, inexistente.