DONALD TRUMP, OTRO PRODUCTO NORTEAMERICANO

Ya están aquí. Han llegado para quedarse y parece que tienen demasiado seguidores.

Estamos hablando del miedo y la xenofobia, de los prejuicios y el ‘todo vale’, estamos hablando de Donald Trump.

Sí, Donald Trump, un empresario multimillonario norteamericano que un día se levantó queriendo ser presidente de Los Estados Unidos probablemente porque ya se había cansado de tanta televisión y necesitaba aún más protagonismo.

Norteamérica corre peligro. Corre peligro porque acaba de surgir de la nada un hombre que no tiene miedo a decir lo que piensa delante de miles de personas, de una cámara que retransmite a millones de personas y con ideas no muy éticas apoyadas por gente no muy ética y con fines que se alejan de toda ética conocida.

Los numeritos que monta en cada uno de sus actos de campaña desacreditando de forma ruin a sus adversarios políticos, expulsando de éstos a todo aquel que levante un ápice la voz en su contra o las tremendas afirmaciones de odio hacia los refugiados y los inmigrantes en general provocan un pánico que esperemos no le lleve a la Casa Blanca.

En una de las últimas perlitas del magnate neoyorkino, Trump arremete contra los mexicanos asegurando que levantará un muro en la frontera con el país para frenar así la inmigración ilegal que según él sufre Estados Unidos, pero que encima dicho muro será costeado por los mexicanos.

Él mismo afirma que no es políticamente correcto ni quiere serlo, pero de ahí a insultar como lo ha hecho por ejemplo con la cómica Rosie O’Donnell llamándola ‘cerda gorda’ hay un gran trecho, pero ha tenido para todos, incluso para el actual presidente norteamericano Barack Obama al que tilda de incompetente por sus relaciones nucleares con Irán.

En cualquier caso, el 8 de noviembre de este mismo año saldremos de dudas, lo que sí parece claro es que Trump se presentará a las 58ª elecciones presidenciales como candidato republicano si no cambian drásticamente las cosas, por lo que muy probablemente se verá las caras con Hillary Clinton a finales de año.