El Museo del INEF, los orígenes de la práctica deportiva

Es uno de los museos más desconocidos y más peculiares de Madrid. Un museo que acaba de ser remodelado y que ofrece a los visitantes una curiosa experiencia, la de poder comparar un gimnasio de hace más de un siglo con los modernos y sofisticados complejos deportivos que hoy conocemos.

El corazón de este particular museo es una sala de gimnasia de finales del siglo XIX que sorprende y casi asusta. Aquí se pueden contemplar decenas de artilugios diseñados por José María Martínez Bernabéu, maestro de esgrima de la Academia de Artillería de Segovia en aquella época.

museo inefAparatos que a veces parecen más propios de la Inquisición que de un lugar para ejercitar los músculos, ya que en ellos se entremezclan cuerdas, hierro y madera. Aquí se pueden contemplar poleas, mazas, bancos de trabajo y estiradores. Incluso se puede admirar un curioso y complejo aparato diseñado en exclusiva para el organista de la catedral de Segovia, con la finalidad de que pudiera ejercitar las manos y los pies.

Extraños equipos gimnásticos, rudimentarios tableros de rehabilitación…hoy cuesta imaginarse trabajando con cualquiera de estos artilugios. Pero, al menos, resulta curioso comprobar cómo han evolucionado los aparatos destinados a mejorar las condiciones físicas de deportistas o personas preocupadas por su estado físico.

Seguramente, viendo estos aparatos a cualquiera se le quitaría hoy las ganas de ir al gimnasio, pero lo cierto es que en su momento cumplieron una función exactamente igual que la que las más modernas instalaciones deportivas cumplen ahora.

Completan este museo dos colecciones igual de particulares y curiosas: la primera de ellas está dedicada al material deportivo y juegos infantiles de distintas épocas y la segunda a juegos tradicionales como el chito o la rana.

Tanto si se es aficionado a alguna práctica deportiva como si no es así, este museo es una curiosa manera de comprobar cómo ha evolucionado la práctica deportiva en el último siglo y medio. Viéndolo, no parecerá tan duro ir al gimnasio.